jueves, 17 de junio de 2010

Ensayo de "Enron" y "Las Locuras de Dick y Jane"

Esto es algo que sucede con demasiada frecuencia en todas las naciones del mundo.

Enron no será la primera o ultima empresa, la cual haya golpeado por falta de ética al mercado financiero mundial. Durante años, todas las crisis económicas que hemos tenido como civilización siempre ha habido más de una empresa que ha sido causante de estas grandes desgracias humanas; dejando a estos últimos sin empleo, sin comida, sin refugio, desintegración familiar y en el peor de los casos: suicidios.

Independientemente de que el concepto Ética se le conozca como un principio de valor familiar, individual y social; debe de ser trasladado mucho más allá de esas frontera, y es aquí donde la película “Las locuras de Dick y Jane”, termina enseñándonos con firmeza que la Justicia “por propia mano”, no es la mejor solución, pero a veces, es la única opción; Y es que la parte de la Ética empresarial ha ido con el tiempo disminuyendo, más bien nunca ha existido, y esto genera condiciones contrarias a las que busca la ética y justicia en general.

En el recuento de los daños de los últimos años, se ha puesto en manifiesto el mal uso de la Ética, tan solo la última crisis en Grecia ha sido el reflejo de que las empresas y principalmente los bancos en este caso en particular, han trabajado sin la Ética debida y correspondiente; destruyendo gracias a sus ambiciones personales completamente a un país.

Ya no digamos de la crisis que nos “pego” desde hace dos años, la cual inicia desde el mal uso de los créditos inmobiliarios llamados hipotecas, pasando por la desaparición de JP Morgan, la casi quiebra de Citigroup, el caso “atípico” de Comercial Mexicana o la penalización de la Bolsa de Valores de México a la Monopólica empresa Maseca, o ¿por qué no mencionar el caso Bernard Madoff…? O ¿quién no recuerda el caso Dubái a finales de Diciembre del 2009? O ¿el caso Toyota a principios de Enero de este año 2010...?.

Todos y cada uno de los caso ya antes mencionados, llegan a tocar e incluso traspasar la frontera de la Ética Empresarial, incluso en algunos casos en particular olvidan por completo “la razón de ser” de la misma empresa (¿no se supone que es crear artefactos o servicios que puedan hacer más fácil nuestra vida cotidiana?),fomentando a sus empleados el uso de prácticas desleales y dejando en segundo o tercer término, La Misión, Los Valores y la Visión empresarial y los productos o servicios que ofertan; terminando por completo con la historia de la misma empresa y hasta la de sus empleados, dejándolos al final del día con un agrio sabor de boca y con la seguridad de que le fallaron a la patria, al estado, a la comunidad y lo peor, a su propia familia y a ellos mismo como individuos.

Fraude, Robo, Manipulación, Boicot, Falsear información, Mentir, todas y cada una de estas cuestiones se hacen pulular cuando una empresa es lidereada por gente sin escrúpulos y que no ven por las aspiraciones de sus empleados y mucho menos por los intereses humanos. El que un trabajador adopte actitudes tan desgraciadas es porque lo ve “normal”; “si mi jefe lo hace” yo lo hago, si mi “jefe miente”, ¿por qué no mentir?, al final, el trabajador adopta los hábitos inculcados por la pirámide empresarial tornándose en un cuento lleno de convicciones del más bajo nivel y sin ningún sustento ético.

¿Hay que esperar a que exista algún loco como Dick?; ¿acaso Jim Carrey intento mostrar el “Robín Hood” no existencial de Enron?; ¿será una moraleja “nunca trabajar para una Corporación”?...La realidad es que lo único que hace la película, es comentar la realidad de la solución que nunca lograron embonar los jueces en los EE.UU sobre el caso Enron. Al fin, es una película y triste realidad el que no haya un “Robín Hood” de esas proporciones, por lo pronto será mas adecuado generar nuestros valores y cotejarlos con la empresa en que trabajamos, si son parecido o idénticos la recomendación es seguir ahí, pero si no huye, como si fuera el mismo demonio.

Por cierto la mejor escena del documental de Enron:

Pregunta por que Cabron?



La mejor escena de Dick y Jane:

“con permiso, discúlpeme, tengo que llegar a la cimita financiera. Soy una marioneta empresarial y necesito más cuerda para seguir creyendo que voy a ser un niño de verdad algún día; mientras me sigan manipulando…con sus mentiras…!!!.

Que estás haciendo Dick baja de ahí…!

Cielo…estoy en medio de una junta muy importante…!”

Por cierto muy recomendable que veas las dos peliculas, Enron es un documental y las Locuras de Dick y Jane una pelicula en donde actua el famoso actor Jim Carrey

Las empresas que no tienen ética, solo son la punta del iceberg, debajo de ella se encuentra una masa de más grandes proporciones, en donde la falta de valores y hábitos correctos hacen que naufrague hasta el mismísimo Titanic o Enron según sea el caso.
Víctor Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario